El peral es un árbol bastante susceptible de padecer diversas plagas y enfermedades. Una de las más comunes es la psila del peral, también conocida como Cacopsylla pyri. En este artículo analizamos más en profundidad esta plaga y te contamos cuáles son los métodos de control que existen actualmente en el mercado.

 

¿Qué es la psila del peral?

La Psila del peral, como su propio nombre indica, es una plaga que afecta gravemente a los perales, debilitando el árbol y provocando deformaciones en las partes afectadas.

Se trata de un pequeño insecto homóptero, con forma elíptica y de color oscuro, que mide entre 2 y 3 mm cuando es adulto. Sus larvas, aplanadas y de color blanco al inicio, pasan por 5 fases de desarrollo, tornándose amarillas y anaranjadas progresivamente durante los tres primeros estadios, para finalmente terminar siendo de colores oscuros en los dos últimos.

Estos insectos causan múltiples daños y se vuelven especialmente activos durante la primavera debido al incremento de temperaturas, alimentándose durante esta época de hojas jóvenes y de flores, para posteriormente alimentarse de nuevos brotes durante el verano.

Imagen: Insecto Psila del Peral. Fuente:www.agrologica.es

Imagen: Insecto Psila del Peral. Fuente: www.agrologica.es

 

La Psila del peral hiberna como adulto, pero a partir de los 10º C se vuelva más activa y comienza con la fase de apareamiento, así que las hembras empiezan a poner huevos durante este periodo. Una de las particularidades de la Psila del peral es que con una temperatura de unos 10º C necesita alrededor de 100 días para completar su ciclo de vida; en cambio, con una media de 23º C su desarrollo sucede en apenas un mes.

 

Síntomas y efectos de la psila del peral

Los síntomas de la afección causada por la Psila del peral son fácilmente reconocibles. Podemos encontrar daños directos como la reducción del crecimiento de las partes vegetativas, malformaciones y la excreción directa de una melaza pegajosa; o daños indirectos, de mayor relevancia, que se producen debido a la melaza que cae por los tallos e incluso por el tronco, manchando sus hojas, reduciendo su capacidad fotosintética y atrayendo a hongos.  Como consecuencia, el árbol pierde sus hojas y el fruto se mancha, lo que hace imposible su posterior comercialización.

 

Imagen: Fruto afectado Psila del Peral. Fuente:www.elbierzodigital.com

Imagen: Fruto afectado Psila del Peral. Fuente: www.elbierzodigital.com

 

La Psila del peral preocupa mucho a los productores de pera, ya que puede transmitir virus, así como debilitar las yemas florales de la próxima temporada. Por lo que no supone un problema pasajero, sino que podría afectar a la cosecha de la próxima campaña.

 

 

MOSPILAN®, el insecticida de Certis

Para combatir la Cacopsylla pyri o Psila del Peral, como se conoce comúnmente, en Certis disponemos de MOSPILAN®, un insecticida que actúa sobre el sistema nervioso central de los insectos, bloqueando los receptores de acetilcolina e interrumpiendo la transmisión del impulso nervioso, lo que provoca la parálisis y muerte del insecto.

Mospilan® actúa por ingestión (persistencia) y por contacto (efecto rápido y de choque), presenta actividad translaminar y sistémica; y por sus características fisicoquímicas es absorbido con rapidez por la células vegetales, desplazándose fácilmente por la savia.

Se trata de un insecticida con un efecto prolongado y con un amplio espectro de acción, además no se ve afectado por las temperaturas, ni las lluvias posteriores a su aplicación.

Además de todas estas características Mospilan® es respetuoso con la fauna auxiliar y polinizadores.

Mospilan

El uso de MOSPILAN® está autorizado en los siguientes cultivos:

  • Peral
  • Cítricos
  • Frutales de pepita
  • Melocotonero, nectarina, albaricoquero, cerezo
  • Ciruelo
  • Tomate, pimiento y berenjena
  • Pepino y calabacín
  • Melón, sandía y calabaza
  • Lechuga, escarola y similares
  • Patata
  • Algodonero
  • Tabaco
  • Arbustos ornamentales y ornamentales herbáceas
  • Árboles y arbustos no frutales
  • Alfalfa

 

Para el control de Psila en peral se recomienda utilizar una dosis de 25-35 g/hl, con un máximo de 465 g/ha y un intervalo de 20 días.

Para saber más acerca del producto puede consultar el catálogo de producto.