El uso de productos fitosanitarios en los cultivos conlleva en ocasiones la presencia de residuos. Para garantizar que la utilización de dichas sustancias no suponen riesgo alguno para los consumidores, se establecen los límites máximos de residuos (LMR). Es importante tener en cuenta que mediante un correcto uso de los productos fitosanitarios, aplicando las dosis autorizadas y respetando los días de plazo de seguridad, el riesgo de efectos nocivos es despreciable.

Conceptos como el Límite Máximo de Residuos, la ‘Ingesta Diaria Admisible’ o la ‘Dosis de Referencia Aguda’, referidos a la ingesta de productos fitosanitarios a través de la dieta, no están muy extendidos y tienden a confundirse.

La legislación es muy estricta a este respecto y todos los usos de fitosanitarios autorizados están respaldados por una extensa evaluación de riesgo que se apoya en estudios desarrollados durante años e incluso décadas. Hoy en día el concepto de seguridad no está del todo claro. En muchas ocasiones éste se confunde, pudiendo crear alarma entre los consumidores; además de comprometer la producción agraria, al limitar sin necesidad, las herramientas de las que disponen los agricultores españoles.

El apogeo de la producción ecológica, y la identificación con lo orgánico y lo sostenible, no debería fomentar la falsa idea de “falta de seguridad” cuando se trata de producción integrada o convencional. Incluso, en muchos casos se penaliza la existencia de trazas de pesticidas en el cultivo, cuando legalmente esos valores de residuos fitosanitarios son nulos.

 

“Muchas veces se rechazan cultivos que presentan trazas de residuos de agroquímicos (valores <LoQ), cuando según la legislación vigente, esas trazas no son ni siquiera cuantificables”.

 

Límite de Cuantificación de residuos

Se conoce como Límite de Cuantificación o Determinación (LOQ) a la menor concentración de residuo que se puede cuantificar en un cultivo. Lo podríamos llamar el límite mínimo legal. Por debajo de ese parámetro, legalmente no hay residuos ya que, aunque los aparatos de medida son capaces de detectar una señal muy débil, son incapaces de cuantificarla; a esto se denomina límite de detección y carece de valor legal.

“Limitar el residuo máximo aceptable por debajo del LMR y/o el número de materias activas presentes en los productos vegetales no implica un incremento significativo en la seguridad del consumidor, debido a los grandes márgenes de seguridad que intervienen en el proceso de fijación de los LMRs”

Como conclusión podemos decir que el uso de productos fitosanitarios es seguro, siempre que  estén debidamente autorizados y se respeten las condiciones de autorización.

 

 Quizás también te interese → Certis adopta an alguno de sus productos la distinción ‘Exento de LMR’