La aparición de la polilla guatemalteca en las plantaciones de patata de A Coruña ha causado una grave crisis agrícola. Sin embargo, esta no es la única plaga que afecta a este tubérculo, hay muchas y de orígenes muy distintos. En este artículo analizamos distintas plagas de la patata, sobre todo aquellas más comunes, y ofrecemos soluciones para controlarlas y erradicarlas.

 


La polilla guatemalteca

Esta plaga que está afectando a algunos cultivos de patata de Galicia es originaria de América Central y los primeros casos en España fueron detectados en Canarias en el año 1999. La polilla guatemalteca causa daños a través de sus larvas que penetran en el tubérculo para alimentarse. Crean túneles y galerías que en muchos casos pueden echar a perder las cosechas.

Entre las medidas de prevención para evitar su aparición cabe destacar una buena preparación del suelo entre cultivos, la rotación de estos y un estricto control de la siembra en la que se empleen semillas certificadas plantadas a la mayor profundidad posible.

 

El gusano del alambre

También conocido como alfilerillo, se trata de un gusano que hiberna en el suelo y emerge generalmente en primavera. Suele ser especialmente grave en plantaciones de media estación y tardías, donde la actividad de las larvas es mayor. Sus síntomas son pequeñas oquedades sobre el tejido y un crecimiento escaso del cultivo. Los daños del gusano del alambre pueden ser muy graves, llegando en algunos casos a desperdiciar por completo la cosecha. En Certis contamos con una solución específica para controlar el gusano del alambre, como ya te informamos en este artículo.

MocapⓇ G es un nematicida con acción insecticida que se aplica en el suelo y actúa por contacto en la zona de desarrollo de las raíces. Gracias a su actividad translaminar, penetra en los tejidos radiculares controlando las poblaciones de nematodos que ya están instalados en la planta y los elimina.

Plagas de la patata

 

Pulgones

Existen diferentes tipos de pulgones que pueden afectar a la patata, aunque sus síntomas suelen ser los mismos: atacan a las hojas provocando un efecto arrugado y suele haber melaza y hormigas a su alrededor. Por lo general, los pulgones no son tan agresivos como otro tipo de plagas, aunque también requieren de tratamientos específicos a base de insecticidas.

En Certis contamos con MospilanⓇ, un producto que actúa sobre el sistema nervioso central de los insectos, bloqueando los receptores de acetilcolina. Como resultado, se interrumpe la transmisión del impulso nervioso, lo que conduce a la parálisis y posterior muerte del insecto.

 

El escarabajo de la patata

Se trata de un coleóptero que ataca a las hojas de la plantación mordiendo desde los márgenes hasta los nervios. Estos escarabajos suelen ser muy agresivos pudiendo llegar a reducir la producción de patata hasta un 70%. Sus larvas crecen muy rápidamente, por lo que es una plaga que se expande aceleradamente.

Para combatir el escarabajo de la patata es conveniente contar con algún insecticida específicamente destinado a tal uso. También se pueden llevar a cabo medidas físicas y naturales como la rotación de cultivos, la creación de barreras físicas alrededor de los tubérculos y la cubrición de las patatas con un fino velo para evitar que los adultos planten sus huevos.

SherpaⓇ 100 EC es uno de lo tratamientos de Certis recomendados para combatir el escarabajo de la patata. Se trata de un piretroide sintético que se caracteriza por su gran actividad en dosis muy bajas, por su efecto de choque y por su persistencia. Actúa por contacto e ingestión y posee una acción repelente. MospilanⓇ es otro de los productos de Certis que también está indicado para el control del escarabajo de la patata.

Escarabajo de la patata

 

La pulguilla de la patata

Esta es una de las principales plagas de la patata en nuestro país. Se trata de un coleóptero que incide sobre la parte superficial de la patata provocando daños perjudiciales en el aspecto del tubérculo. Aunque no afectan a nivel interno a los cultivos, sí que reduce el valor de estos en el mercado debido a su apariencia.

La pulguilla cuando es adulta no supone una gran amenaza. Sus síntomas pueden ser la aparición de pequeños orificios sobre la parte aérea del tubérculo y, en algunos casos, la aparición de clorosis. En cuanto a las larvas, estas actúan de forma superficial creando largas galerías de apariencia acolchada y pequeñas verrugas.

De nuevo, MospilanⓇ es uno de los tratamientos más efectivos contra la pulguilla de la patata. Este fitosanitario tiene una ventaja que es su rápida absorción por parte de las células vegetales, de tal manera que es desplazado fácilmente por la savia. Puedes obtener más información sobre la acción de este insecticida sobre la pulguilla de la patata en el siguiente artículo. Asimismo, SherpaⓇ 100 EC también es un producto recomendado para evitar la plaga de la pulguilla de la patata por su acción de choque.

 

Estas son las principales plagas de la patata que pueden padecer estos cultivos, pero no son las únicas. Las patatas, una vez recolectadas y almacenadas, son susceptibles de sufrir brotaciones internas que mermen su calidad. Para evitar esto existen una serie de tratamientos CIPC antigerminantes que ayudan a evitar la aparición de este problema. En Certis contamos con una gama formulada a base de Clorprofam que inhibe la brotación en patatas almacenadas y que incluye tanto tratamientos durante el proceso de llenado del almacén como otros para aplicar en la etapa de almacenamiento.


Como se puede comprobar, en Certis contamos con distintas soluciones para las diferentes plagas y enfermedades que afectan a la patata. Si necesitas más información en este sentido, ponte en contacto con nosotros y un especialista te ayudará.