Los precios del aceite de oliva están en unos niveles muy bajos (41 % por debajo del año pasado y 18 % respecto a 2016). La fuerte caída de precios se debe a la expectativa de una excelente cosecha gracias a las grandes lluvias durante la primavera. Las lluvias también han provocado un descenso de la incidencia de la segunda generación de prays. Tras las fuertes lluvias de primavera, se espera una fuerte incidencia de repilo en otoño por haberse podido incubar bien la enfermedad durante la primavera (mucho repilo latente).

A pesar de las dificultades en la polinización debida a las lluvias, se observa una buena fructificación. El exceso de frutos va a hacer más necesario que nunca una buena nutrición vía foliar que ayude al olivo a aguantar tanta carga de frutos, a que estos maduren bien y que se consiga un buen rendimiento graso de la aceituna.

Para una buena maduración y obtener excelentes resultados en cantidad y calidad es necesario complementar al olivo con nitrógeno y con potasio.

  • El nitrógeno es un elemento químico fundamental en los seres vivos porque sin ellos no serían posibles ni las proteínas ni el ADN ni el ARN. El nitrógeno se absorbe normalmente por el sistema radicular de las plantas, pero también puede absorberse por las hojas.
  • Los aminoácidos son los elementos fundamentales de las proteínas y de las enzimas. Hay una veintena distinta de aminoácidos. Los aminoácidos los sintetizan las plantas, pero este proceso requiere de energía. El suministro de aminoácidos por vía foliar (aplicados a las hojas) ayuda a la planta en situaciones en las que a esta le falta energía (¡se le da un trabajo hecho!). Además, los aminoácidos pueden ayudar a que otros minerales puedan ser mejor absorbidos por las hojas, ya que sirven de transportadores hacia el interior
  • El potasio: en los frutos es donde más potasio se concentra en la planta y es fundamental para una buena fructificación. Facilita el proceso de fotosíntesis, la síntesis de almidón, azúcares, proteínas y grasas. Facilita el transporte de estas sustancias desde las hojas a los frutos. Reduce la evapotranspiración de las plantas, mejorando su turgencia.

Certamin® K es una excelente solución para completar este déficit de nitrógeno y potasio. Certamin® K es una solución para nutrición foliar del olivo en periodo de fructificación que suministra el potasio juntamente con aminoácidos que facilitan su absorción y que servirán para una rápida síntesis de proteínas.

Otros productos muy indicados para el olivar en periodo de fructificación son Certamin®, a base de aminoácidos de origen vegetal de muy fácil asimilación, y N-Expert®, con nitrógeno formaldehido de liberación lenta.