Lobesia Botrana es la plaga más importante del viñedo, está presente todos los años y sus daños pueden llegar a causar la pérdida de la cosecha. Una de las formas más eficientes en la actualidad de controlar la polilla del racimo es mediante Bacillus huringiensis, tal y como demuestra el artículo publicado en la revista Tierras ‘Control de la polilla de la vid mediante Bacillus thuringiensis’.

Bacillus thuringiensis es una bacteria que, durante su esporulación, es capaz de producir unas proteínas (proteínas Cry) altamente tóxicas cuando es ingerida por los insectos. Actualmente se comercializa como insecticida biológico. Los productos a base de Bacillus thuringiensis se utilizan en aplicaciones pulverizadas, a temperaturas superiores a los 20ºC y en el momento apropiado (el inicio de las primeras eclosiones).

Las proteínas Cry actúan en las larvas al ser ingeridas por estas. En el sistema digestivo de las larvas, con pH básicos, las proteínas se unen a receptores específicos del tubo digestivo ocasionando poros que conducen a la muerte de las mismas, ya que una gran cantidad de las células de su intestino explotan por desequilibrio osmótico.

El control biológico con Bacillus thuringiensis es un método que presenta numerosas ventajas frente a los tratamiento químicos convencionales. Su efecto se da exclusivamente sobre artrópodos, no genera residuos para el medio ambiente y es compatible con otros agentes de control, incluso parasitoides y depredadores.

Además, en el caso de la tercera generación y de variedades de vendimia temprana donde no es posible tratar con insecticidas convencionales, se presenta como una buena alternativa al no presentar plazo de seguridad. Por el contrario, requiere de un conocimiento del ciclo de la plaga y de un monitoreo de las puestas más exigente.

Si quiere leer más acerca de este artículo puede descargarse el artículo completo en el siguiente link.

 

Lobesia Botrana

Imagen: revista Tierras.

 

Estrategia Certis en el control de la polilla del racimo en 2ª y 3ª generación

 

Para una estrategia de manejo integrado de plagas en el control de Lobesia botrana, Certis cuenta con DELFIN® (Bacillus thuringiensis) y MIMIC® 2F (Tebufenocida), dos potentes productos recomendados para el control de esta plaga y aptos para la producción integrada.

MIMIC® 2F es un insecticida formulado a base de Tebufenocida 240 g/l, en forma de  suspensión concentrada (SC). Su modo acción por contacto y estomacal (ingestión) es único, derivado de ser el antagonista (imitador) de la hormona juvenil (ecdisoma), Compuesto Acelerador de la Muda (C.A.M).

MIMIC® 2F se caracteriza por su gran selectividad con polinizadores e insectos auxiliares y un perfil ecotoxicológico muy favorable, por lo que se convierte en un producto utilizable en Producción Integrada. Cuenta con un plazo de seguridad de 21 días.

Por otro lado, DELFIN® es un insecticida de origen natural formulado a base de Bacillus thuringiensis var. Kurstaki, cepa única SA-11 (serotipo 3a3b). Está caracterizado con una potencia insecticida de 32 millones de U.I./gr. DELFIN® es un producto desarrollado por CERTIS USA, compañía hermana de CERTIS EUROPE, con central en Wasco (EEUU), líder global en el desarrollo y producción de Bacillus thuringiensis, y otros productos biológicos.

DELFIN® muestra muy buenas eficacias en el control de larvas de lepidópteros, entre los que se encuentra la larva de Lobesia botrana. Es selectivo y actúa por ingestión sobre larvas de los primeros estadios de desarrollo.

DELFIN® está clasificado como un producto de baja peligrosidad, además de ser selectivo con los insectos auxiliares y compatible con los polinizadores, por lo que se convierte en una herramienta eficaz en producción integrada. Otra importante ventaja de DELFIN® es que es un producto autorizado para producción ecológica.

La estrategia Certis para el control de la 2ª y 3ª generación de Lobesia botrana en vid, es la siguiente:

El tratamiento de la segunda generación deberá comenzar con las aplicaciones de MIMIC® 2F en el momento en el que se observen las primeras puestas de huevos hasta eclosión de los mismos (bayas tamaño guisante – comienzo de envero). Se recomienda seguir con un pase de DELFIN® a los 15-21 días (si es necesario se puede adelantar el tratamiento con DELFIN® y dar más de un pase).

Para la tercera generación (desde final de enver-hasta madurez) de Lobesia botrana repetir la estrategia anterior.

Es recomendable el seguimiento de la plaga mediante el uso de trampas de monitoreo, de este modo podremos determinar el momento óptimo para llevar a cabo los tratamientos.

Las dosis recomendadas son las siguientes:

  • MIMIC® 2F: 0,05-0,06%
  • DELFIN®: 0,05-0,075 %.