La pulguilla de la patata o Epitrix Similaris es una de las amenazas más temidas por los agricultores de este tubérculo. ¿Quieres aprender a identificarla? ¿Te gustaría conocer sus métodos de control y prevención? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para controlar la pulguilla de una forma sencilla y eficaz.

Este coleóptero es actualmente una de las principales plagas de las patatas en nuestro país, además de uno de los principales patógenos en cuarentena. En relación a su incidencia, ya se tiene constancia probada de sus efectos en varias provincias, siendo Sevilla la más afectada a día de hoy. Por lo general, los daños de esta plaga son superficiales y no afectan a la carne del tubérculo. Pese a ello, sus efectos son muy perjudiciales para el agricultor, ya que provocan un desplome en el valor de mercado del tubérculo afectado.

 

Descripción biológica la pulguilla de la patata

  • Los escarabajos adultos son de color negro, con un aspecto ovalado y una longitud de 2 mm. Una forma sencilla de diferenciarlas es localizar la hilera de pelos blancos que recorre longitudinalmente a todo el insecto.
  • Las pupas son blancas y de reducido tamaño. La pupación de la pulguilla de la patata se producen en el suelo por lo que son muy difíciles de detectar.
  • Los huevos son de forma elíptica y de color blanco tras la puesta, volviéndose amarillentos cuando están próximos a la eclosión.
  • Por último, las larvas son delgadas con una cabeza pequeña y de color marrón. Pueden llegar a medir 5 mm y presentan tres pares de patas cortas.

 

Principales síntomas y daños de la pulguilla de la patata

Los adultos no suponen una gran amenaza. Se alimentan de hojas por lo que la parte aérea del tubérculo podría mostrar unos orificios de entre 1 y 1,5 mm de diámetro. En caso de que la plaga de la pulguilla de la patata fuera muy contundente, el cultivo podría llegar a desarrollar una leve clorosis.

Por su parte, las larvas actúan de forma superficial sobre los tubérculos, dejando galerías largas de apariencia acorchada y pequeñas verrugas. Estas lesiones debajo de la epidermis se limitan a la superficie y no afectan al interior del tubérculo, aunque su impacto estético es prácticamente irreparable.

En los peores casos, las heridas provocadas por las larvas en las raíces de los tubérculos pueden relacionarse con otras patologías, ya que estas heridas acaban siendo una peligrosa vía de entrada para otros patógenos.

 

Recolección de la patata

 

Acciones preventivas y de control

  1.  Eliminación total de los restos de cultivo anterior para evitar la repoblación de adultos hibernantes.
  2. Practicar la rotación de cultivos con especies distintas a la familia de las solanáceas.
  3. Mantener todo el entorno de cultivo libre de malas hierbas y cualquier rebrote de planta de patata.
  4. Sembrar una variedad de patata temprana a lo largo de las lindes de la parcela; así esta patata actuará como un reclamo para los adultos emergentes.
  5. Emplear siempre patatas de siembra sana y con el adecuado Pasaporte Fitosanitario.
  6. Intentar sembrar variedades de patatas precoces, evitando exponer al tubérculo a los meses más complicados, es decir, aquellos con poblaciones más densas (de abril a septiembre).
  7. Cumplimiento de la normativa vigente: La UE publicó en el año 2012 la Decisión 270/2012/UE (modificada por la Decisión 679/2014/UE) por la que se adoptan medidas de emergencia y cuarentena para evitar la introducción y la propagación de la pulguilla de la patata, estableciendo la obligación de erradicación y la realización de inspecciones anuales oficiales para detectarla en toda la UE.
  8. En zonas afectadas o presuntamente afectadas, desinfección de la maquinaria agrícola.
  9. Los tubérculos destinados a la comercialización deben ir a un almacén registrado dentro de la propia demarcación, para después ser lavados y cepillados, hasta asegurar estar por debajo del 0,1 % de tierra. A continuación se asignará el correspondiente pasaporte fitosanitario
  10. Vigilancia continuada para una detección precoz. Esta plaga es relativamente fácil de combatir con productos fitosanitarios si se detecta en su inicio. En caso de dudar sobre una posible afección, se debe comunicar la situación a las autoridades de Sanidad Vegetal de la región autónoma pertinente.

 

Quizás también te interese → Consejos para el control del gusano del alambre en el cultivo de la patata

 

 

La pulguilla de la patata fue detectada por primera vez en España en Galicia, en el año 2009.  Más adelante, en 2012, afectó a Asturias y ahora ha puesto su foco en la zona patatera de la provincia de Sevilla, donde ya ha habido incidencias en los supermercados. Precisamente por ello, la RAIF (Red de Alerta e Información Fitosanitaria) de la Junta de Andalucía dedica un apartado especial en su página web sobre su descripción y métodos de control. En este sentido, recomienda dos productos formulados e incluidos en el Registro de Productos Fitosanitarios: Acetamiprid y Cipermetrina, por su eficacia probada en este coleóptero.

Por su parte, los productores de patatas abogan por mantener la calma y fomentar la colaboración mutua para disminuir sus efectos. De hecho, el presidente de Appse (Asociación de Productores de Patata de Siembra en España), Javier Fernández Suances, aboga por la importancia de la «limpieza y desinfección periódica» de almacenes para evitar la propagación de esta plaga. Según Javier, en declaraciones extraídas de El Correo de Burgos, «es necesario que colaboremos todos», ante la «importancia económica» que tiene para el sector «detectar a tiempo estos patógenos».

 

2 soluciones eficaces para acabar con la pulguilla de la patata

Mospilan® de Certis

Insecticida formulado a base del compuesto orgánico Acetamiprid, está especialmente indicado para acabar con las poblaciones de pulguillas de la patata. El fitosanitario actúa por ingestión y por contacto, con una actividad translaminar y sistémica. La principal ventaja de este producto es su rápida absorción por parte de las células vegetales, siendo desplazado fácilmente por la savia.

Modo de empleo: El producto debe aplicarse con una relación 35-50 g/hl. Por otro lado, se recomienda efectuar 1-2 tratamientos con un máximo de 250 g/ha y un intervalo de 20 días. Plazo de seguridad de 3 días.

– Más información sobre el producto –

 

Mospilan de Certis

 

 

Sherppa® 100 EC  de Certis

También conocido popularmente como Cipermetrina, Este insecticida piretroide sintético se caracteriza por su gran actividad a bajas dosis. No es volátil por lo que su efecto es de choque por ingestión. Ofrece elevada persistencia, con efecto repelente.

Modo de empleo: el producto deberá aplicarse a una dosis de 55-100 cc/l. Plazo de seguridad 14 días.

– Más información sobre el producto –

En Certis España contamos con productos fitosanitarios adaptados a las exigencias de las plagas foráneas que se asientan en nuestra península. Siempre a la vanguardia en soluciones de control de plagas, Certis cuenta con un programa integral para el cultivo y almacenamiento de la patata. Un tratamiento total para tu total tranquilidad.

¿Te gustaría saber más sobre nuestros fitosanitarios para el control de plagas en la patata? No te pierdas tampoco estos consejos para el control del gusano del alambre en el cultivo de la patata. ¿Alguna duda más? Contacta con nosotros.