¿Qué son las Trichodermas?

Las Trichodermas son hongos que pertenecen al género de hongos del suelo. Pueden obtener energía a través de la degradación de la materia orgánica o  a través del microparasitismo (alimentarse de otros hongos que causan daños a nuestros cultivos). Pueden vivir en diferentes tipos de suelos dentro de un mismo clima, o incluso, en suelos de climas tan diferentes como tropicales o áridos.

Una característica fundamental del uso de Trichodermas en agricultura es su gran capacidad de adaptación, que favorece su crecimiento, llegando a superar incluso a los hongos propios de este suelo. Sin embargo, las Trichodermas no causan efectos dañinos a otros organismos beneficiosos ni a los cultivos. Son por ello utilizados como principal hongo antagonista para el control de enfermedades del suelo producidas por hongos en agricultura.

Para su aplicación en agricultura como agentes de control de enfermedades producidas por hongos, no todas las cepas de Trichoderma presentan las mejores características, es importante distinguir las que realmente resulten efectivas.

 

Trichoderma en raíces

¿Qué aporta TUSAL® respecto a otras cepas?

Tusal® es un producto fitosanitario registrado, con actividad fungicida contra Phytophthora sp., Fusarium sp., Pytium sp., Rizoctonia solani y Sclerotinia sclerotiorum, elaborado a partir de cepas seleccionadas de Trichodermas. Se diferencia del resto de Trichodermas comercializadas debido a las dos cepas que lo componen (T11 T. Atroviride  y T25 T. Asperellum), los métodos de producción y su formulación.

Características de las cepas T11 y T25:

  •  Gran velocidad de crecimiento.
  •  Gran capacidad de adaptación a cualquier tipo de suelo y clima.
  •  Amplia resistencia a fungicidas de uso común en agricultura.
  •  Excelente control de las principales enfermedades de suelo.
  •  Gran capacidad de estimulación del sistema radicular.

 

Modo de uso de TUSAL®

Tusal® se presenta en forma de microgránulos dispersables en agua, que garantizan el mejor efecto fungicida, ya que permiten una mayor velocidad de liberación al suelo de las cepas T11 y T25, dando, por otro lado, mayor resistencia a condiciones adversas. Además, facilitan una mayor estabilidad en la conservación y transporte.

 

Manejo:

  •  Dejar hidratar los microgránulos 5 minutos antes de incorporar al tanque. La suspensión debe ser utilizada el día de su preparación.
  •  Mantener en agitación la cuba antes y durante la aplicación.

 

Aplicación en semillero:

  •  Asegurar una dosis de 15-20 g por cada 1.000 plántulas (recomendado diluciones de 2 g/l).

 


Tusal Certis

 

 

Aplicación en campo/invernadero:

  •  Aplicar por riego por goteo en tratamientos escalonados:
  •  El primero a 1 kg/ha en el momento de transplante.
  •  Sucesivos tratamientos a 0,5 kg/ha, a intervalos de 15-30 días.
  •  Máximo número de aplicaciones: 5.
  •  La dosis máxima acumulada no debe superar los 3 kg/ha y ciclo de cultivo.

 

Se aconseja aplicar Tusal® en cada nuevo ciclo de cultivo, de manera que haya un equilibrio constante del producto en suelo.

 

Aplicaciones de las Tichodermas de Tusal

 

Recomendación Certis:

Se aconseja aplicar Tusal® en cada nuevo ciclo de cultivo, de manera que haya un equilibrio constante del producto en suelo.  Para acelerar el efecto de Tusal® y garantizar la adecuada instalación de las cepas T11 y T25, se recomienda el uso de Tricheer® (a una dosis por tratamiento de 5 l/ha), coincidiendo con las aplicaciones de Tusal®.

 

Quizás también te interese → Trichodermas paras el control biológico en agricultura

 

¿Cómo mejora TUSAL®  la eficiencia de tus cultivos?

Tusal®  actúa a tres niveles:

  • Control de hongos-enfermedades de suelo: Aplicado de forma preventiva en las fases iniciales del cultivo, tiene un potente efecto fungicida contra hongos y enfermedades de suelo, evitando la aparición de enfermedades durante el ciclo de cultivo.
  • Efecto sobre el suelo: Solubiliza aquellos nutrientes del suelo que son escasamente solubles o insolubles, como zinc o fósforo. Aumenta la asimilación y disponibilidad de nutrientes. Aumenta  la eficacia del uso de nitrógeno.
  • Efecto sobre el cultivo: Se aumenta el crecimiento radicular gracias al sistema de hifas del hongo que eleva considerablemente la captación de nutrientes y de agua en la raíces al explorar mayor volumen de suelo. Crecimiento de la parte aérea. Se incrementa el vigor y la productividad. Aumenta la eficiencia de los fertilizantes.

 

¿Te gustaría ampliar información?  No dudes en visitar el folleto de Tusal®.